CONSULTA

CAMPUS CIENTÍFICO 2016. Claudia Zheng

28 septiembre 2016

En el verano de 2016, tuve la gran oportunidad de participar en la séptima edición del Programa Campus Científicos de Verano, iniciativa de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte que cuenta con el apoyo de Obra Social “la Caixa”.

El proyecto en el cual yo participé, se denomina: “Energía: pasado, presente, futuro”. El propio nombre lo puede definir, se trataba de un proyecto cuya finalidad era la de aportar conocimientos sobre las diferentes fuentes de energías, tanto las convencionales (no renovables), como las renovables a los alumnos. La universidad en la que este proyecto tuvo lugar es la universidad Rovira i Virgili, en Tarragona. Nunca antes había estado en Tarragona, por lo cual, el campus científico no fue solamente una oportunidad para aprender más sobre las ciencias, pero también pude visitar la ciudad de Tarragona además de conocer sobre su historia y cultura.

Hablando sobre el proyecto en sí, pude potenciar mi vocación científica, además de tener formada una idea más concreta sobre la energía, su investigación y todas las innovaciones relacionadas con ella. Tratamos una gran variedad de temas, como la energía nuclear, la eólica, la hidráulica, y muchas más. Pero nos habíamos centrado más en las pilas de combustibles: la obtención de energía a través del hidrógeno, sus ventajas y desventajas, el uso que tiene hoy en día, etc. Y pudimos contrastar la información con proyectos prácticos además de tener excursiones complementarias, como la visita a la plataforma petrolífera de Tarragona, la cual nos ofreció una gran variedad de conocimientos: la extracción del petróleo, las sustancias obtenidas a partir de éste y los diferentes productos finales (plástico, combustible, etc.).

El campus científico no solamente me ofreció una nueva forma de acercamiento hacia la ciencia, pero también me dio la oportunidad de conocer a grandes personas, con mis mismos intereses, con el afán de aprender y de desarrollarse. Eran personas provenientes de toda España, venían de Valencia, de Burgos, de Madrid, de Málaga, de Zaragoza, de Albacete, de Jaén… Y todos nos habíamos reunido con un mismo fin, el de acercarnos a la ciencia, el de conocer a nuevas personas, el de disfrutar de la experiencia. Y eso fue lo que hicimos. Fue una semana increíble, rodeada de personas igualmente increíbles. Juntos vistamos la ciudad, juntos fuimos a la playa, juntos debatimos, juntos aprendimos y juntos expandimos nuestros conocimientos y horizontes.

Dicho todo lo anterior, no me queda otra que dar las gracias a aquella experiencia tan inolvidable. Gracias al programa campus científico de verano, gracias a todos los profesores que tan atentos y amables fueron, gracias a los compañeros con los que tuve la suerte de compartir una semana tan memorable. ¡Muchas gracias!